Las ciudades son lugares llenos de gente y vacíos de humanidad. Nos sentimos solos y deprimidos ante tanto edificio, tantos vehículos, tanto ruido, tanta soledad. Somos muchos pero estamos solos. Pero entre tanta soledad hay Alguien que camina junto a nosotros. Que nos escucha. Nos comprende. Nos ama. Siente nuestras soledades y depresiones. Alguien lo llamó PADRE y nos invitó a que le conversáramos, le contáramos nuestras angustias y nuestras penas para que se puedan convertir en alegrías y esperanzas. Te invito a que converses on nuestro Padre Dios de una forma distinta, poco convencional, la de rezar por la calle y no en el templo, la de sentir la alegría de vivir de cada día, la de conversar con Alguien que nos escucha y ama. Alguien que es Padre. Y Amigo. Y Compañero del Camino de la Vida.

Escucha la Tertulia en Podomatic

Oración por el enfermo

Saturday, June 10, 2017

La oración de los 5 dedos:

1-Tu dedo Pulgar es el mas cerca a ti.
Empieza tus oraciones por aquellas personas más cercanas a ti. 
Ellos son más fáciles de recordar. El rezar por nuestros seres queridos, es “un trabajo dulce”.
2-El próximo dedo es el índice.

Reza por aquellos que nos enseñan, instruyen y sanan. Esto incluye maestros, dentistas, doctores, y ministros.
Ellos necesitan su apoyo y su sabiduría en guiar a otros por caminos del bien. Mantenlos en tus oraciones.

3-El próximo dedo es el más grande de todos.
Este nos recuerda a nuestros Líderes. Recemos por nuestro presidente, los lideres de las empresas, grandes industrias y administradores. Estas personas son responsables por nuestra nación y de guiar una opinión publica. Ellos necesitan que Dios los guié.

4-El Cuarto dedo de Rezar.
Sorpresivamente para muchos este es nuestro dedo más sensible y débil, y muchos maestros de piano pueden testificarlo. 
Esto nos debe recordar que tenemos que rezar por nuestros hermanos más débiles, con problemas o se encuentran en dolor.
5-Y por ultimo viene nuestro dedo meñique, el mas chiquito de todos

Es aquí donde nosotros debemos colocarnos en la presencia de Dios con los otros. Como lo dice la Santa Biblia, “los últimos serán exaltados” 
Tu dedo meñique debe recordarte que reces por ti mismo. Después de haber rezado por todos los demás, tus propias necesidades deben ser puestas en perspectiva y así podrás rezar por ti mismo con mucho más efecto.






Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778
Text/WhatsApp: 917-499-9715

Post a Comment