Las ciudades son lugares llenos de gente y vacíos de humanidad. Nos sentimos solos y deprimidos ante tanto edificio, tantos vehículos, tanto ruido, tanta soledad. Somos muchos pero estamos solos. Pero entre tanta soledad hay Alguien que camina junto a nosotros. Que nos escucha. Nos comprende. Nos ama. Siente nuestras soledades y depresiones. Alguien lo llamó PADRE y nos invitó a que le conversáramos, le contáramos nuestras angustias y nuestras penas para que se puedan convertir en alegrías y esperanzas. Te invito a que converses on nuestro Padre Dios de una forma distinta, poco convencional, la de rezar por la calle y no en el templo, la de sentir la alegría de vivir de cada día, la de conversar con Alguien que nos escucha y ama. Alguien que es Padre. Y Amigo. Y Compañero del Camino de la Vida.

Escucha la Tertulia en Podomatic

Oración por el enfermo

Saturday, June 10, 2017

MADRE DE JESÚS Y MADRE DE LA IGLESIA ...

Madre de Jesús y Madre de la Iglesia,
María, qué intima y misteriosa relación
guardas con estos hijos tuyos,
llamados a seguir más de cerca, como tú, a Jesús

Tu vida escondida, siempre sencilla y disponible,
llena de gracia y rebosando ternura y compasión,
nos estimula a la contemplación y al servicio,
a la acogida y al desprendimiento
y a estar junto a la cruz.

Por tu fecunda virginidad
somos hermanos y somos apóstoles de Cristo
Nuestra vida consagrada intenta reflejar, así,
los rasgos de tu acción materna entre los hombres.

Conscientes de cómo llegó hasta ti la plenitud de la vida
y de cómo la comunicaste al mundo sin tardanza,
queremos ser también sus transmisores
a través de la acogida y el compromiso.

Porque, compasiva, adelantaste la hora de tu Hijo,
queremos, como tú, ser solidarios:
con los pobres, con los que sufren, con los humildes.

Porque supiste de dolores y soledad,
queremos, como tú, mantenernos vigilantes
para que a ningún crucificado
le falte nunca una compañía maternal.

Porque fuiste siempre dócil
y confiaste en la acción transformante del Espíritu,
queremos someter, como tú, nuestras vidas
la permanente tarea de renovación;
propiciando así para la Iglesia un nuevo Pentecostés.

Tu incondicional entrega a Dios y a los hombres,
tu humildad, tu gratitud, tu fidelidad,
son otras tantas urgencias en nuestros corazones,
fácilmente expuestos a pactar con el egoísmo,
con la comodidad y la rutina.

Tú que fuiste la primera discípula y primera testigo de Jesús
y que vives ya glorificada en el cielo,
tú que eres la esperanza y guía de los que aún peregrinamos,
tú que eres la estrella y guía de la evangelización,
ilumina nuestro camino en pos de tu Hijo Jesús;
ayúdanos a configurarnos con Cristo,
para irradiar por el mundo la alegría de la salvación.

Tú que eres la más perfecta imagen de la Iglesia
y la figura acabada de la nueva humanidad,
aviva en nosotros tus sentimientos y tu generosidad
para ser celosos servidores del Reino. 
Amén.





Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778
Text/WhatsApp: 917-499-9715




Post a Comment