Las ciudades son lugares llenos de gente y vacíos de humanidad. Nos sentimos solos y deprimidos ante tanto edificio, tantos vehículos, tanto ruido, tanta soledad. Somos muchos pero estamos solos. Pero entre tanta soledad hay Alguien que camina junto a nosotros. Que nos escucha. Nos comprende. Nos ama. Siente nuestras soledades y depresiones. Alguien lo llamó PADRE y nos invitó a que le conversáramos, le contáramos nuestras angustias y nuestras penas para que se puedan convertir en alegrías y esperanzas. Te invito a que converses on nuestro Padre Dios de una forma distinta, poco convencional, la de rezar por la calle y no en el templo, la de sentir la alegría de vivir de cada día, la de conversar con Alguien que nos escucha y ama. Alguien que es Padre. Y Amigo. Y Compañero del Camino de la Vida.

Escucha la Tertulia en Podomatic

Oración por el enfermo

Tuesday, April 7, 2015

El Helecho y el Bambú

Un día decidí darme por vencido...
renuncié a mi trabajo, a mi relación, a mi espiritualidad...
quería renunciar a mi vida. 
Fui al bosque para tener una última charla con Dios.
"Dios", le dije. 
"¿Podrías darme una buena razón para no darme por vencido?" Su respuesta me sorprendió...
" Mira a tu alrededor", El di jo.
 "Ves el helecho y el bambú?"
"Sí", respondí.
" Cuando sembré las semillas del helecho y el bambú, las cuidé muy bien. 
Les di luz. Les di agua. 
El helecho rápidamente creció. 
Su verde brillante cubría el suelo. 
Pero nada salió de la semilla de bambú. 
Sin embargo no renuncié al bambú. 
“En el segundo año el helecho creció más brillante y abunda nte. 
Y nuevamente, nada creció de la semilla de bambú. 
Pero no renuncié al bambú." Dijo Él.
 "En el tercer año, aun nada brotó de la semilla de bambú. 
Pero no renuncié." Me dijo. "En el cuarto año, nuevamente, nada salió de la semilla de bambú. 
 No renuncié" dijo. 
 "Luego en el quinto año un pequeño brote salió de la tierra. 
En comparación con el helecho era aparentemente muy pequeño e insignificante. 
Pero sólo 6 meses después el bambú creció a más de 100 pies de altura. 
Se la había pasado cinco años echando raíces. 
Aquellas raíces lo hicieron fuerte y le dieron lo que necesitaba para sobrevivir”. 
"No le daría a ninguna de mis creaciones un reto que no pudiera sobrellevar" 
Él me dijo. "¿Sabías, mi niño, que todo este tiempo que has estado luchando,
realmente has estado echando raíces?" "No renunciaría al bambú.
Nunca renunciaría a ti. No te compares con otros" Me dijo. 
"El bambú tenía un propósito diferente al del helecho, sin embargo, 
ambos eran necesarios y hacían del bosque un lugar hermoso". "Tu tiempo vendrá" Dios me dijo. "¡Crecerás muy alto!" 
"¿Qué tan alto debo crecer?" Pregunté. 
 "¿Qué tan alto crecerá el bambú?" 
Me preguntó en respuesta .
"¿Tan alto como pueda?" Indagué. "Sí". El dijo. 
"Dame Gloria al crecer tan alto como puedas". 
 Dejé el bosque exaltado, trayendo esta historia para compartirla con ustedes.
Espero que estas palabras puedan ayudarte a entender que Dios nunca renunciará a ti. 
Nunca te arrepientas20de un día en tu vida.
Los buenos días te dan felicidad. 
Los malos días te dan experiencia. 
Ambos son esenciales para la vida. Continúa... 
La felicidad te mantiene Dulce, Los intentos te mantienen Fuerte, 
Las penas te mantienen Humano, 
Las caídas te mantienen Humilde, 
El éxito te mantiene Brillante 
Pero solo Dios te mantiene Caminando...

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
Tienda del Siglo 21
¿Necesitas biblias?, ¿Rosarios de Jerusalén? ¿Aceites? Biblias en Español o Inglés?, etc.? Visita nuestra tienda cibernética en la comodidad de tu hogar…

·  La Tienda
Father Tomas Del Valle-Reyes
Descubriendo El Siglo 21
330 West 38 Street
Suite 503
New York, NY 10018
212-244-4778

Radiosigloxxi@aol.com

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~