Las ciudades son lugares llenos de gente y vacíos de humanidad. Nos sentimos solos y deprimidos ante tanto edificio, tantos vehículos, tanto ruido, tanta soledad. Somos muchos pero estamos solos. Pero entre tanta soledad hay Alguien que camina junto a nosotros. Que nos escucha. Nos comprende. Nos ama. Siente nuestras soledades y depresiones. Alguien lo llamó PADRE y nos invitó a que le conversáramos, le contáramos nuestras angustias y nuestras penas para que se puedan convertir en alegrías y esperanzas. Te invito a que converses on nuestro Padre Dios de una forma distinta, poco convencional, la de rezar por la calle y no en el templo, la de sentir la alegría de vivir de cada día, la de conversar con Alguien que nos escucha y ama. Alguien que es Padre. Y Amigo. Y Compañero del Camino de la Vida.

Escucha la Tertulia en Podomatic

Oración por el enfermo

Tuesday, July 26, 2016

Carta de JESUS

Amado/a hijo/a,
Te ruego que acudas a Mí ahora y contemples Mi rostro.
¿Qué ves? Mira atenta y detenidamente.
¿Ves en Mi mirada condenación o enojo? No.
Mis ojos no reflejan sino amor, ternura y perdón para ti.
En las manos que te extiendo, 
¿notas alguna intención de colocar sobre
ti pesos de culpa, condenación y remordimiento?
¿Es eso lo que te traigo en Mis manos? 
En modo alguno.
Mira bien. 
Mis manos fueron traspasadas por clavos.
Lo que traigo en ellas es perdón, pues ya pagué por ti.
Ya cargué con todos tus pecados: los pasados y los futuros.
Ya tomé sobre Mí tus pecados.
Desde este momento levanto de ti el peso de la culpa,
el remordimiento y la condenación.
En este momento levanto esa carga de tu pecho y coloco en su lugar
una blanca paloma de perdón.
Sustituyo esa carga por el bálsamo de Mi amor y
comprensión.
La sustituyo por la sangre que derramé por ti en 
el Calvario cuando
entregué la vida para que hallaras perdón, 
libertad y paz interior,
y te libraras de la carga que supondría tener que expiar tú mismo/a tus pecados.
Te ruego que aceptes esa blanca paloma del perdón, el bálsamo de 
Mi amor y el poder curativo de la sangre que derramé por ti.
¿No comprendes que desde este mismo momento hay paz para ti?

JESUS

En El tenemos redención mediante Su sangre, el perdón de nuestros pecados según las riquezas de Su gracia Efesios 1:7





  • Father Tomas Del Valle-Reyes
    Discovering 21 Century
    P.O. BOX 1170
    New York, NY 10018
    Radiosigloxxi@aol.com