Las ciudades son lugares llenos de gente y vacíos de humanidad. Nos sentimos solos y deprimidos ante tanto edificio, tantos vehículos, tanto ruido, tanta soledad. Somos muchos pero estamos solos. Pero entre tanta soledad hay Alguien que camina junto a nosotros. Que nos escucha. Nos comprende. Nos ama. Siente nuestras soledades y depresiones. Alguien lo llamó PADRE y nos invitó a que le conversáramos, le contáramos nuestras angustias y nuestras penas para que se puedan convertir en alegrías y esperanzas. Te invito a que converses on nuestro Padre Dios de una forma distinta, poco convencional, la de rezar por la calle y no en el templo, la de sentir la alegría de vivir de cada día, la de conversar con Alguien que nos escucha y ama. Alguien que es Padre. Y Amigo. Y Compañero del Camino de la Vida.

Escucha la Tertulia en Podomatic

Oración por el enfermo

Tuesday, October 25, 2016

«María, Madre de Dios, ruega por nosotros»

María, Madre de Dios y Madre nuestra, tú siempre fuiste fiel a la voluntad de tu Hijo.
Tus intereses eran los intereses de Dios.
Ayúdanos a asemejarnos cada vez más a ti.
MARIA, MADRE DE DIOS, RUEGA POR NOSOTROS
María, Madre de Dios y Madre nuestra, tú fuiste más dichosa por haber concebido a Jesús en tu corazón que en tu seno.
Nosotros también necesitamos tener a tu Hijo en nuestro corazón; necesitamos estar cada vez más cerca de él, sentirlo como Alguien importante en nuestra vida.
MARIA, MADRE DE DIOS, RUEGA POR NOSOTROS
María, Madre de Dios y Madre nuestra, tú te mantuviste en segundo lugar durante los momentos más gloriosos de tu Hijo Jesús.
Sin embargo, cuando llegaron las dificultas ante la pasión de tu Hijo; cuando fue ajusticiado, abandonado y condenado a muerte, como buena madre no te apartaste ni un solo momento de su lado.
A nosotros también nos gustaría ser como tú.
Nos gustaría estar a las duras y a las maduras.
Mantener nuestra fe y ser fieles a Dios incluso en las situaciones más difíciles.
MARIA, MADRE DE DIOS, RUEGA POR NOSOTROS

María, Madre de Dios y Madre nuestra, durante la espera pentecostal animaste la comunidad de discípulos que habían perdido al maestro y se sentían desorientados.
Fue necesaria tu presencia para que ese grupo de amigos de Jesús no perdieran la fe y la esperanza.
También nosotros queremos ser fuente de ánimo para todas aquellas personas que viven la fe a nuestro lado.
MARIA, MADRE DE DIOS, RUEGA POR NOSOTROS
María, tú no sólo eres Madre de Dios.
También lo eres de nosotros, y cuando se dice que eres Madre es porque realmente es así.
Es tu preocupación por nosotros, tu compañía, tu aliento, tu ejemplo, tu deseo de engendrar en nuestros corazones a tu Hijo... lo que hace que merezcas este título.
Por eso te decimos.
MARIA, MADRE DE DIOS, RUEGA POR NOSOTROS

María, Madre de Dios y Madre nuestra. Nadie como tú conoce a Dios, y nadie como tú nos conducirá a él.
Necesitamos acudir a ti porque tú eres el mejor camino para llegar a Jesús.
Necesitamos que nos ayudes a renovar nuestro corazón.
Tú que eres la nueva Eva haznos a nosotros criaturas nuevas.

MARIA, MADRE DE DIOS, RUEGA POR NOSOTROS

Descubriendo el Siglo 21
Padre Tomas Del Valle-Reyes
P.O. Box 1170
New York, NY  10018
212-244-4778

Sunday, October 23, 2016

PAPI Y MAMI:

1.- "Mis manos son pequeñas y por eso se me cae la leche aunque no quiera..." 
2.- "Mis piernas son cortas, por favor, espérame y camina más despacio, así puedo andar contigo..." 
3.- "No me pegues en las manos cuando toco algo y de color brillante... Es que quiero aprender..." 
4.- "Por favor, mírame cuando yo te hablo. Así sé que me estas escuchando..."
5.- "Mis sentimientos todavía son tiernos, no me regañes todo el día... Deja que me equivoque sin hacerme sentir tonto..."
6.- "No esperes que la cama que haga o el dibujo que pinto sean perfectos.  Ámame por el hecho de haber tratado de hacerlo lo mejor posible..." 
7.- "Recuerda que soy un niño, no un adulto pequeño... A veces no entiendo lo que me dices..." 
8.- "Te quiero tanto... Por favor, Ámame por lo que soy, no por las cosas que hago..." 
9.- "No me rechaces cuando estas molesto conmigo y vengo a darte un beso... Me siento solo, abandonado y con miedo..." 
10.- "Cuando me gritas me asusto... Por favor explícame lo que he hecho..." 
11.- "No te enfades cuando en las noches las sombran y la oscuridad me dan miedo cuando me despierto y te llamo... Tu abrazo es lo único que me devuelve la paz..." 
12.- "Cuando vamos a la tienda no sueltes mi mano creo que voy a perderme y que no me encontrarás jamás..." 
13.- "Me siento muy triste cuando ustedes discuten... A veces pienso que es por culpa mía y se me encoge el estómago y no sé qué hacer..." 
14.- "Muchas veces veo que abrazas y acaricias a mi hermano... ¿Es que lo quieres más que a mí? Quizá ¿Porque es más lindo e inteligente?, pero yo... ¿No soy tu hijo también?..."
15.- "Me regañaste duro cuando rompí mi juguete favorito y mucho más cuando me eche a llorar. Yo estaba triste y peor que tu... No lo hice a propósito y me quede sin él..." 
16.- "Te molestaste porque me ensucie jugando. Pero es que la sensación del barro en mis pies era tan rica y la tarde tan linda... Ojalá supiera lavar para lavar mi ropita..." 
17.- "Hoy te sentiste mal y yo me preocupé mucho. Traté de entretenerte con mis juegos, mis cuentos, ¿qué haría yo si a ti te pasara algo?..." 
18.- "Me meten miedo con el infierno y no sé lo que es... Pero pienso que debe ser algo así tan terrible como estar sin ti..." 
19.- "Aunque me dejaron con los tíos y la pase bien, los extrañe mucho toda la semana. 
¡Ojalá no hubiera vacaciones para los papas!"
20.- "Tengo mucha suerte! Entre todos los niños que hay en el mundo, ustedes me
escogieron a mí..." 
Los adultos tendemos a olvidarnos de nuestra infancia, qué sentíamos, qué nos hería, qué nos daba miedo... 
Puede que escuchen este llamado a veces verbalmente y otras no, porque los niños lo piensan en silencio.....

Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P.O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778


En momentos de Depresión

Que tu nombre sea bendito eternamente 
Señor Dios mío.
Ha llegado a mí esta
depresión, que me humilla y me hace sufrir. 
No logro alejarla de mi mente. 
Necesito refugiarme
en Ti por medio de la oración, para 
que me ayudes y 
cambien en bienes mis males.
Señor: tengo aflicción y mi corazón sufre, 
porque 
esta depresión me acosa mucho. 
¿Y qué diré amado Padre Celestial? El combate arrecia. 
“Sácame triunfante de esta hora” (Jn.12,27).
Mas para esto llegué a esta hora (Jn. 12). 
Para que tú seas glorificado cuando ya
haya sufrido profunda
 humillación y reciba luego liberación de parte de Ti 
“Líbrame Señor en tu
misericordia” (Salmo 39) porque yo pobre y miserable 
“¿qué haré y a dónde iré sin Ti?”.
Ayúdame a aceptar con paciencia esta situación y a sacar provecho y madurez de ella.
Pero ojalá obtenga de Ti la fortaleza necesaria para 
resistir hasta que pase la tempestad y nazca de nuevo la calma. 
Sé muy bien que tu Omnipotente mano puede quitarme esta
depresión o al menos disminuir su fuerza para que no logre vencerme ni dominarme. 
Muchas veces me has hecho este gran favor Señor Dios misericordioso: 
sígueme ayudando.

Pues cuanto más difícil es para mí, tanto más fácil es para 
Ti cambiar en victorias mis derrotas. 
Señor, no nos dejes caer en la tentación de la tristeza, Amen!!


Descubriendo el Siglo 21
Padre Tomas Del Valle-Reyes
P.O. Box 1170
New York, NY  10018
212-244-4778