Las ciudades son lugares llenos de gente y vacíos de humanidad. Nos sentimos solos y deprimidos ante tanto edificio, tantos vehículos, tanto ruido, tanta soledad. Somos muchos pero estamos solos. Pero entre tanta soledad hay Alguien que camina junto a nosotros. Que nos escucha. Nos comprende. Nos ama. Siente nuestras soledades y depresiones. Alguien lo llamó PADRE y nos invitó a que le conversáramos, le contáramos nuestras angustias y nuestras penas para que se puedan convertir en alegrías y esperanzas. Te invito a que converses on nuestro Padre Dios de una forma distinta, poco convencional, la de rezar por la calle y no en el templo, la de sentir la alegría de vivir de cada día, la de conversar con Alguien que nos escucha y ama. Alguien que es Padre. Y Amigo. Y Compañero del Camino de la Vida.

Escucha la Tertulia en Podomatic

Oración por el enfermo

Saturday, June 10, 2017

Un Momento De Debilidad

(Por: Charles Stanley) 
 Todos enfrentamos momentos críticos encuanto 
a decisiones, en los que nuestras acciones pueden tener consecuencias permanentes. 
El problema es:
¿Estaremos listos para cuando llegue ese momento? 
 David no estaba preparado para el momento de 
decisión que le sobrevino. 
Fue cuando su mente estaba intranquila y 
se sentía solo y ansioso que la tentación y el pecado entraron cautelosamente. 
 No tome nunca decisiones importantes cuando sienta mucha hambre, 
o esté muy enojado, solo o cansado. 
Antes bien, sea honesto en esos momentos, reconociendo que no está
 preparado para hacer buenas decisiones. 
Postergue la decisión hasta que pueda abordarla con oración, paciencia 
y sabiduría espiritual. 
 A pesar de la naturaleza universal de la tentación, muchas
 personas confunden la tentación con el pecado. Pero no son la misma cosa. 
Si queremos tener la victoria en la vida cristiana, debemos aprender a distinguir una del otro.
Hay que entender que la tentación a pecar no significa que luego hay que pecar. 
En vez de eso, la tentación implica un proceso en el que nuestro corazón, mente y cuerpo se preparan para el acto del pecado. Pero la interrupción de este proceso puede parar la tentación. Este proceso comienza con algo tan sencillo como una mirada. 
¿No fue así como comenzó todo con David en 2 Samuel 11:1-5? 
Una vez que la tentación entró a su pensamiento 
por medio de los ojos, David alimentó su deseo. 
 Una vez que la imagen está en nuestra mente, hacemos una elección. 
¿Seguiré con este deseo o no? 
Cuando estos deseos turban nuestra mente, comenzamos a fantasear
 y a desarrollar un gran deseo por el objeto.
Después de eso vienen la decisión y la búsqueda, 
por medio de las cuales hacemos lo que sea necesario 
ara lograr el objetivo. 
Finalmente, este proceso culmina con el pecado en sí. 
 El pecado no se produce de inmediato; es el resultado de un proceso. 
Esto significa que usted tiene la capacidad de detener ese proceso en cualquier momento. 
Pídale al Señor la presencia de ánimo para percibir estos 
pasos cuando se produzcan, y así pueda ponerle fin al avance del deseo 
pecaminoso antes que sea demasiado tarde. Dios te bendiga!


Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778
Text/WhatsApp: 917-499-9715



Post a Comment