Las ciudades son lugares llenos de gente y vacíos de humanidad. Nos sentimos solos y deprimidos ante tanto edificio, tantos vehículos, tanto ruido, tanta soledad. Somos muchos pero estamos solos. Pero entre tanta soledad hay Alguien que camina junto a nosotros. Que nos escucha. Nos comprende. Nos ama. Siente nuestras soledades y depresiones. Alguien lo llamó PADRE y nos invitó a que le conversáramos, le contáramos nuestras angustias y nuestras penas para que se puedan convertir en alegrías y esperanzas. Te invito a que converses on nuestro Padre Dios de una forma distinta, poco convencional, la de rezar por la calle y no en el templo, la de sentir la alegría de vivir de cada día, la de conversar con Alguien que nos escucha y ama. Alguien que es Padre. Y Amigo. Y Compañero del Camino de la Vida.

Escucha la Tertulia en Podomatic

Oración por el enfermo

Sunday, April 15, 2018

20 de Mayo Misa en honor al Divino Niño Jesús

Queridos hermanos, el Domingo 20 de Mayo, 2018
http://2.bp.blogspot.com/-rANTtAsGKRU/UKqlb5oSS4I/AAAAAAAAMcw/0rbamePa97o/s1600/nino.bmp
A partir de las DOS (2:00 PM) de la tarde, 
celebraremos la misa en honor al Divino Niño Jesús).
En la Parroquia de St. Columba localizada en 
343 West 25th Street, New York, NY 10001
Entre 8va y 9na Avenidas....Chelsea (Manhattan) 
Si usted no puede asistir, envíenos sus peticiones en este blog, por email Radiosigloxxi@aol.com 
o llamando a nuestra oficina 
Rezaremos por sus intenciones. 
Unidos en la Oración, 
P. Tomás del Valle-Reyes 

HAZ LA  DIFERENCIA

Eduardo Jones, nos relata una historia maravillosa de un taxista llamado Diego.

Él Sr. Jones se encontraba en las frías calles de New York tratando de conseguir un taxi para ir al aeropuerto; en eso un taxista se le acercó  Diego, el taxista, y lo primero que el Sr. Jones notó fue que el taxi estaba muy limpio y brillante.
El chofer, Diego, se veía bien vestido con una camisa blanca, corbata negra y pantalones negros bien planchados, Diego salió del auto, dio la vuelta le abrió la puerta trasera del taxi al Sr. Jones y le entrego un cartoncito laminado diciéndole:
“yo soy Diego, su chofer, mientras coloco sus maletas en el baúl, me gustaría que leyera mi misión”

El Sr. Jones leyó la tarjeta casi más por curiosidad:
Misión de Diego: "Hacer llegar a mis clientes a su destino final de la manera más rápida, segura y económica posible brindándoles un ambiente amigable".

El Sr. Jones quedó impactado, especialmente cuando se dio cuenta que el interior del taxi estaba igual que el exterior. Mientras se acomodaba detrás del volante, Diego le pregunto:
¿Le gustaría un café? Tengo unos termos con café regular y descafeinado.
Mr. Jones bromeando le dijo: “Gracias, pero yo preferiría una soda”.
Diego sonrío y dijo:
“Claro que si, aquí tengo una nevera con Coca Cola regular y dietética, agua y jugo de naranja”.
Muy sorprendido, Mr. Jones, le dijo:

Tomaré la Coca Cola dietética”.
Pasándole su bebida, Diego le dijo:“Si usted desea algo para leer, tengo el Wall Street Journal, Time, Sport Illustrated y USA Today.”
Al comenzar el viaje, Diego le pasó otro cartoncito al Sr. Jones donde le indicaba las estaciones de radio por si quería escuchar música o las noticias.
 Y como si esto fuera poco, Diego tenía el aire acondicionado prendido, y pregunto si la temperatura estaba bien. Luego le explicó cuál era la mejor ruta al aeropuerto a esta hora del día. También le hizo saber que estaba dispuesto a conversar con él o si  prefería lo dejaba solo en sus meditaciones.

El Sr. Jones asombrado le preguntó a Diego:
¿Siempre atiendes a tus clientes así?

Diego sonrió a través del espejo retrovisor:
No, no siempre. De hecho, solamente los dos últimos dos años.

Mis primero cinco años de taxista me pase la mayor parte del tiempo quejándome igual que el resto de los taxistas. 

Un día escuché en la radio un tema sobre “Desarrollo personal”, donde decía: "Tú lo obtendrás cuando creas en ello". Nos decía que si uno se  levanta en la mañana esperando tener un mal día, seguro que lo tendremos. También decía, "para de quejarte", sé diferente de tu competencia. No seas un avestruz, Sé un águila.
Las Avestruces hacen bulla, se queja y esconden la cabeza, las águilas levantan vuelo y se elevan a lo más alto. Y fue tanta la impresión, hasta pensaba que se refería a mi todo el tiempo, porque siempre me quejaba de todo.
Entonces decidí cambiar mi actitud y ser un águila. Miré los taxis y sus chóferes: los taxis estaban sucios, los chóferes no eran amigables y los clientes no estaban contentos. Empecé poco a poco y cuando vi lo bien que me sentía y como los clientes respondían, todo fue mas fácil.

El Sr. Jones le dijo: Se nota, que los cambios se han servido bien. Diego  le respondió: Sí, seguro que sí. Mi primer año de águila dupliqué mis ingresos comparados a los años anteriores. Este año posiblemente lo cuadruplique.
Diego era fenomenal. Estaba haciendo el servicio de una limusina en un taxi normal. Aunque Diego ha compartido esta historia con más de cincuenta taxistas, solamente dos tomaron la idea y la desarrollaron. El resto de los taxistas hacen bulla como los avestruces  y siguen lamentándose o dan excusas porque no pueden hacer nada de lo que Diego les ha sugerido.
Diego el taxista, tomó una alternativa diferente. Él decidió dejar de hacer bulla como las Avestruces y volar por encima del grupo como las águilas. Y tu ¿Qué eres, águila o Avestruz? 

Autor Desconocido

Post a Comment