Las ciudades son lugares llenos de gente y vacíos de humanidad. Nos sentimos solos y deprimidos ante tanto edificio, tantos vehículos, tanto ruido, tanta soledad. Somos muchos pero estamos solos. Pero entre tanta soledad hay Alguien que camina junto a nosotros. Que nos escucha. Nos comprende. Nos ama. Siente nuestras soledades y depresiones. Alguien lo llamó PADRE y nos invitó a que le conversáramos, le contáramos nuestras angustias y nuestras penas para que se puedan convertir en alegrías y esperanzas. Te invito a que converses on nuestro Padre Dios de una forma distinta, poco convencional, la de rezar por la calle y no en el templo, la de sentir la alegría de vivir de cada día, la de conversar con Alguien que nos escucha y ama. Alguien que es Padre. Y Amigo. Y Compañero del Camino de la Vida.

Escucha la Tertulia en Podomatic

Oración por el enfermo

Saturday, June 23, 2018

Oración a Santa Ana por nuestros Hijos

Gloriosa Santa Ana, Patrona de las familias cristianas, a Ti encomiendo mis hijos. 
Se que los he recibido de Dios y que a Dios les 
pertenecen por tanto te ruego me concedas la 
gracia de aceptar lo que su Divina Providencia 
disponga para ellos.
Bendíceles oh Misericordiosa Santa Ana, 
y tómalos bajo tu protección. 
No te pido para ellos privilegios excepcionales; 
sólo quiero consagrarte sus almas y sus cuerpos, para que preserves ambos de todo mal. 
A Ti confío sus necesidades temporales y 
su salvación eterna.
Imprime a sus corazones, mi buena Santa Ana, horror
 al pecado; apártales del vicio; presérvales de la corrupción; conserva en su alma la fe, la rectitud y los sentimientos cristianos; y enséñales, como enseñaste a Tu Purísima Hija la Inmaculada Virgen María, a amar a Dios sobre todas las cosas.
Santa Ana, Tu que fuiste Espejo de Paciencia, concédeme la virtud de sufrir con paciencia y amor las dificultades que se me presenten en la educación de mis hijos. Para ellos y para mí, pido Tu bendición, oh Bondadosa Madre Celestial.
Que siempre te honremos, como a Jesús y María; que vivamos conforme a la voluntad de Dios; y que después de esta vida hallemos la bienaventuranza en la otra, reuniéndonos Contigo en la gloria para toda la eternidad.
Así sea.



Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778
Text/whatssap: 917-499-9715



Sunday, June 17, 2018

Misa en Honor al Divino Niño Jesús 15 de Julio 2018

Queridos hermanos, el Domingo 15 de Julio, 2018

A parti de las DOS (2:00 PM) de la tarde,
celebraremos la misa en honor al 
Divino Niño Jesús,
en la Parroquia de San Columba, 343 West 25 Street, 
New York, NY 10001,
Entre 8va  y 9na Avenidas....Chelsea (Manhattan).
Si usted no puede asistir, envíenos sus peticiones a este
blog, por email Radiosigloxxi@aol.com 
o llamando a nuestra oficina 212-244-4778
Rezaremos por sus intenciones.
Unidos en la Oración,
P. Tomás del Valle-Reyes
¿A dónde corres?

¿A dónde corres en momentos de necesidad?
¿A dónde corres cuando te persiguen los problemas,
las preocupaciones
y los temores?
¿Donde te escondes cuando tu pasado te 
persigue como un lobo implacable, 
tratando de destruirte...?
¿Donde buscas protección cuando la tentación,
la corrupción y la maldad amenazan con vencerte?
¿A dónde te vuelves cuando tu energía se agota... cuando
la debilidad te embarga y sientes que no puedes huir
por más tiempo? Te vuelves a tu protector,
Aquel que está firme... 
Ver más con los brazos abiertos, 
¿Esperando porque vuelvas y te refugies en la seguridad
de todo lo que El es?
Salmo 18:2
Padre Mío, roca mía y castillo mío, y mi libertador;
Dios mío, fortaleza mía, en El confiare; Mi escudo,
y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio. Salmo 91:4
Con sus plumas te cubrirá,
Y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad.
Salmo 9:9
Dios será refugio del pobre, Refugio para el tiempo de angustia.
Salmo 62:7
En Dios está mi salvación y mi gloria; En Dios está mi roca fuerte, y mi refugio.
Salmo 139:7-10
¿A dónde me iré de tu Espíritu? Y
 ¿a dónde huiré de tu presencia? Si subiere a los cielos,
allí estas Tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado,
he aquí, allí Tu estas. Si tomare las alas del alba
Y habitare en el extremo del mar, Aun allí me guiara tu mano,
Y me asirá tu diestra.