Las ciudades son lugares llenos de gente y vacíos de humanidad. Nos sentimos solos y deprimidos ante tanto edificio, tantos vehículos, tanto ruido, tanta soledad. Somos muchos pero estamos solos. Pero entre tanta soledad hay Alguien que camina junto a nosotros. Que nos escucha. Nos comprende. Nos ama. Siente nuestras soledades y depresiones. Alguien lo llamó PADRE y nos invitó a que le conversáramos, le contáramos nuestras angustias y nuestras penas para que se puedan convertir en alegrías y esperanzas. Te invito a que converses on nuestro Padre Dios de una forma distinta, poco convencional, la de rezar por la calle y no en el templo, la de sentir la alegría de vivir de cada día, la de conversar con Alguien que nos escucha y ama. Alguien que es Padre. Y Amigo. Y Compañero del Camino de la Vida.

Escucha la Tertulia en Podomatic

Escucha La Tertulia con Padre Tomas Del Valle

Saturday, April 13, 2019

Adora y confía en Dios


No te inquietes por
las dificultades de la vida,
por sus altibajos, por sus decepciones,
por su porvenir más o menos sombrío
quiere tú lo que Dios quiere.

Ofrécele en medio de inquietudes y dificultades
el sacrificio de tu alma sencilla que, pese a todo,
acepta los designios de su providencia.
 
Poco importa que te consideres un fracasado
si Dios te considera plenamente realizado…
plenamente a su gusto…
Piérdete confiado ciegamente en ese Dios
que te quiere para sí, tal como eres,
y que llegará hasta ti, aunque jamás lo veas.
Piensa que estás en sus manos
tanto más fuertemente cogido
cuanto más decaído y triste te sientas
vive feliz, te lo suplico,
vive en paz.
que nada te altere
que nada sea capaz de quitar tu paz
ni la fatiga psíquica, ni tus fallos morales.
Haz que brote, y conserva sobre tu rostro
una dulce sonrisa, reflejo de la que el Señor
continuamente te dirige.
Y en el fondo de tu alma coloca, antes que nada,
como fuente de energía y criterio de verdad,
todo aquello que te llene de la paz de Dios.
Recuerda, cuanto te oprime y te inquiete, es falso
te lo aseguro en nombre de las leyes de la vida
y de las promesas de Dios.
Por eso cuando te sientas apesadumbrado, triste
ADORA Y CONFÍA EN DIOS.





Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778
Text/WhatsApp: 917-499-9715

Sunday, April 7, 2019

Mayo 3, 2019-Misa De Sanación Y Reconciliación

Te invito a Nuestra misa de Sanación el Viernes, 03 de Mayo, 2019, 
a partir de las 7:00 PM. 
Rezaremos juntos por nuestros hermanos "Privados de Libertad" sus familias y por nosotros mismos. 
St. Columba Church 
343 West 25th Street, 
New York, NY 10001, 
entre 8va y 9na Avenidas. 
Si no puedes asistir, envia tus peticiones por email a Radiosigloxxi@aol.com 
o Escribe a: Descubriendo el Siglo 21, P. O. Box 1170 , 
New York, NY 10018. 
También puedes llamar al 212-244-4778 o al celular de la oficina 917-499-9715 y se rezará por tus intenciones. 
P. Tomás del Valle-Reyes 
Oración 
Padre santo, ayúdame a ser una persona que perdona y muéstrame cuando no lo soy. 
Te doy permiso y total autoridad para que busques en mi alma algún indicio de falta de perdón. 
Revélame mis falta de perdón, te lo suplico, para que yo pueda confesarte como pecado. 
No permitas que se aniden en mi alma la amargura, el resentimiento, el enojo, la envidia, suplico que me ayudes a mantenerme libre de esos sentimientos y ante la menor señal, que yo pueda saberlo para desalojarlos de mi ser. 
Hazme comprender completamente tu perdón hacia mí, para que yo pueda también perdonar la falta en otros, al fin y al cabo, nadie me puede ofender a mí, más de lo que ofendieron a tu Hijo JESÚS. 
TÚ sabes la historia de cada acontecimiento que me lastimó, a tí Padre te toca juzgar. 
No me importa si ellos creen que tienen la razón. 
No importa si nunca pidieron disculpas. 
No me importa si se retractan o corrigen. 
Todo eso te pertenece a ti y tu justicia siempre brilla. 
Y si alguna vez me he quejado de ti y te he culpado de mi desgracia o de mi suerte, o que no me escuchas o que me has abandonado, te suplico ahora me perdones y pueda comenzar ahora una nueva relación contigo. 
Padre Eterno: quiero perdonar a mis padre cualquier ofensa que me hayan hecho. 
Decido perdonarlos y bendecirlos. 
Perdono, bendigo y ruego el favor y la bendición del Altísimo sobre nosotros.
Amen

21 de Abril, 2019, Misa en Honor al Divino Niño Jesús

Queridos hermanos, el Domingo 21 deAbril,  2019  (2:00 PM)
 A Partir de las DOS de la tarde celebraremos la 
Santa misa en honor al Divino Niño Jesús, en la
Parroquia de  St Columba, 
343 West 25th Street, 
New York, NY 10001,
entre 8va  y 9na Avenidas....en Manhattan.
Si usted no puede asistir, envienos sus peticiones por email Radiosigloxxi@aol.com  o llamando a nuestra oficina 212-244-4778.
Rezaremos por sus inteciones.
Unidos en la Oración,

P. Tomás  del Valle-Reyes
P. O. BOX 1170
New York, NY 10018
Office Cell 917-499-9715
Tel- 212-244-4778

Los ángeles, compañeros de viaje
Los ángeles ven continuamente el rostro de Dios, 
pero también ven el nuestro.
Se necesita hablar con él, llamarle, tratarlo como el amigo que es.
Los ángeles nos animan a ser buenos.
Ellos ven continuamente el rostro de Dios, pero también ven el nuestro.
Debemos tener presentes las inspiraciones de los ángeles para saber cómo obrar correctamente en todas las circunstancias de la vida.
Como ejemplo de esto, tenemos el texto que nos dice: “Los ángeles se regocijan cuando un pecador se arrepiente” (Lc 15,10).
La misión de los ángeles es acompañar a cada hombre en el camino por la vida, cuidarlo en la tierra de los peligros de alma y cuerpo, protegerlo del mal y guiarlo en el difícil camino para llegar al Cielo.
Se puede decir que es un compañero de viaje que siempre está al lado de cada hombre, en las buenas y en las malas.
No se separa de él ni un solo momento. Está con él mientras trabaja, mientras descansa, cuando se divierte, cuando reza, cuando le pide ayuda y cuando no se la pide.
No se aparta de él ni siquiera cuando pierde la gracia de Dios por el pecado.
Le prestará auxilio para enfrentarse con mejor ánimo a las dificultades de la vida diaria y a las tentaciones que se presentan en la vida.

Para que la relación de la persona con el ángel custodio sea eficaz, necesita hablar con él, llamarle, tratarlo como el amigo que es.
Así podrá convertirse en un fiel y poderoso aliado nuestro. Debemos confiar en nuestro ángel de la guarda y pedirle ayuda, pues además de que él nos guía y nos protege, está muy cerca de Dios y le puede decir directamente lo que queremos o necesitamos. Recordemos que los ángeles no pueden conocer nuestros pensamientos y deseos íntimos si nosotros no se los hacemos saber de alguna manera, ya que sólo Dios conoce exactamente lo que hay dentro de nuestro corazón.
Los ángeles sólo pueden conocer lo que queremos intuyéndolo por nuestras obras, palabras, gestos, etc. También se les pueden pedir favores especiales a los ángeles de la guarda de otras personas para que las protejan de determinado peligro o las guíen en una situación difícil.
Es muy fácil que nos olvidemos de la existencia de los ángeles por el ajetreo de la vida y principalmente porque no los vemos. Este olvido puede hacernos desaprovechar muchas gracias que Dios ha destinado para nosotros a través de los ángeles. Por esta razón, la Iglesia ha fijado estas dos festividades para que, al menos dos días del año, nos acordemos de los ángeles y los arcángeles, nos alegremos y agradezcamos a Dios el que nos haya asignado un ángel custodio y aprovechemos este día para pedir su ayuda.
Actualmente se habla mucho de los ángeles: se encuentran libros de todo tipo que tratan este tema; se venden “angelitos” de oro, plata o cuarzo; las personas se los cuelgan al cuello y comentan su importancia y sus nombres.
Hay que tener cuidado al comprar estos materiales, pues muchas veces dan a los ángeles atribuciones que no le corresponden y los elevan a un lugar de semi-dioses, los convierten en “amuletos” que hacen caer en la idolatría, o crean confusiones entre las inspiraciones del Espíritu Santo y los consejos de los ángeles.
Es verdad que los ángeles son muy importantes en la Iglesia y en la vida de todo católico, pero son criaturas de Dios, por lo que no se les puede igualar a Dios ni adorarlos como si fueran dioses. No son lo único que nos puede acercar a Dios ni podemos reducir toda la enseñanza de la Iglesia a éstos. No hay que olvidar los mandamientos de Dios, los mandamientos de la Iglesia, los sacramentos, la oración, y otros medios que nos ayudan a vivir cerca de Dios.