Las ciudades son lugares llenos de gente y vacíos de humanidad. Nos sentimos solos y deprimidos ante tanto edificio, tantos vehículos, tanto ruido, tanta soledad. Somos muchos pero estamos solos. Pero entre tanta soledad hay Alguien que camina junto a nosotros. Que nos escucha. Nos comprende. Nos ama. Siente nuestras soledades y depresiones. Alguien lo llamó PADRE y nos invitó a que le conversáramos, le contáramos nuestras angustias y nuestras penas para que se puedan convertir en alegrías y esperanzas. Te invito a que converses on nuestro Padre Dios de una forma distinta, poco convencional, la de rezar por la calle y no en el templo, la de sentir la alegría de vivir de cada día, la de conversar con Alguien que nos escucha y ama. Alguien que es Padre. Y Amigo. Y Compañero del Camino de la Vida.

Escucha la Tertulia en Podomatic

Oración por el enfermo

Saturday, June 10, 2017

«María, Madre de Dios, ruega por nosotros»

María, Madre de Dios y Madre nuestra, tú siempre fuiste fiel a la voluntad de tu Hijo.
Tus intereses eran los intereses de Dios.
Ayúdanos a asemejarnos cada vez más a ti.
MARIA, MADRE DE DIOS, RUEGA POR NOSOTROS
María, Madre de Dios y Madre nuestra, tú fuiste más dichosa por haber concebido a Jesús en tu corazón que en tu seno.
Nosotros también necesitamos tener a tu Hijo en nuestro corazón; necesitamos estar cada vez más cerca de él, sentirlo como Alguien importante en nuestra vida.
MARIA, MADRE DE DIOS, RUEGA POR NOSOTROS
María, Madre de Dios y Madre nuestra, tú te mantuviste en segundo lugar durante los momentos más gloriosos de tu Hijo Jesús.
Sin embargo, cuando llegaron las dificultas ante la pasión de tu Hijo; cuando fue ajusticiado, abandonado y condenado a muerte, como buena madre no te apartaste ni un solo momento de su lado.
A nosotros también nos gustaría ser como tú.
Nos gustaría estar a las duras y a las maduras.
Mantener nuestra fe y ser fieles a Dios incluso en las situaciones más difíciles.
MARIA, MADRE DE DIOS, RUEGA POR NOSOTROS

María, Madre de Dios y Madre nuestra, durante la espera pentecostal animaste la comunidad de discípulos que habían perdido al maestro y se sentían desorientados.
Fue necesaria tu presencia para que ese grupo de amigos de Jesús no perdieran la fe y la esperanza.
También nosotros queremos ser fuente de ánimo para todas aquellas personas que viven la fe a nuestro lado.
MARIA, MADRE DE DIOS, RUEGA POR NOSOTROS
María, tú no sólo eres Madre de Dios.
También lo eres de nosotros, y cuando se dice que eres Madre es porque realmente es así.
Es tu preocupación por nosotros, tu compañía, tu aliento, tu ejemplo, tu deseo de engendrar en nuestros corazones a tu Hijo... lo que hace que merezcas este título.
Por eso te decimos.
MARIA, MADRE DE DIOS, RUEGA POR NOSOTROS

María, Madre de Dios y Madre nuestra. Nadie como tú conoce a Dios, y nadie como tú nos conducirá a él.
Necesitamos acudir a ti porque tú eres el mejor camino para llegar a Jesús.
Necesitamos que nos ayudes a renovar nuestro corazón.
Tú que eres la nueva Eva haznos a nosotros criaturas nuevas.

MARIA, MADRE DE DIOS, RUEGA POR NOSOTROS


Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778
Text/WhatsApp: 917-499-9715





Post a Comment