Las ciudades son lugares llenos de gente y vacíos de humanidad. Nos sentimos solos y deprimidos ante tanto edificio, tantos vehículos, tanto ruido, tanta soledad. Somos muchos pero estamos solos. Pero entre tanta soledad hay Alguien que camina junto a nosotros. Que nos escucha. Nos comprende. Nos ama. Siente nuestras soledades y depresiones. Alguien lo llamó PADRE y nos invitó a que le conversáramos, le contáramos nuestras angustias y nuestras penas para que se puedan convertir en alegrías y esperanzas. Te invito a que converses on nuestro Padre Dios de una forma distinta, poco convencional, la de rezar por la calle y no en el templo, la de sentir la alegría de vivir de cada día, la de conversar con Alguien que nos escucha y ama. Alguien que es Padre. Y Amigo. Y Compañero del Camino de la Vida.

Escucha la Tertulia en Podomatic

Oración por el enfermo

Saturday, June 10, 2017

ORACIÓN EN HONOR A LAS LLAGAS DE SAN FRANCISCO DE ASIS

Gloriosísimo Protector y Padre mío, San Francisco, 
a vos acudo, implorando vuestra poderosa intercesión, para 
entender el amor que Dios Nuestro Señor os manifestó al martirizar vuestra carne y vuestro espíritu. 
Vuestras llagas son cinco focos de caridad divina; cinco lenguas 
que me recuerdan las misericordias de Jesucristo; cinco fuentes de gracia celestiales que el Creador os confió para que las distribuyeseis entre vuestros devotos.
¡Oh Santo amabilísimo!, pedid por mí a Jesús crucificado una chispa del fuego que ardía en vuestra alma aquel día dichoso en que recibisteis la seráfica crucifixión, a fin de que, recordando vuestros privilegios sobrenaturales, imite vuestros ejemplos y siga vuestras enseñanzas, viviendo y muriendo amando a Dios sobre todas las cosas. 
Rezar 5 padrenuestros, avemarías y glorias en honor de las cinco llagas de San Francisco. 
Concluir con la oración final: Seráfico Padre mío San Francisco, pobre y desconocido de todos, y, por esto, engrandecido y favorecido de Dios. Porque os veo tan rico en tesoros divinos, vengo a pediros limosna. 
Dádmela generoso, por amor al buen Jesús y a nuestra Madre, la Inmaculada 
Virgen María, y por el voto que hicisteis de dar por su amor todo lo que se os pidiese. 
Por amor de Dios os ruego que me obtengáis dolor de mis pecados, la humildad y el amor 
a vuestra pasión; conformidad con la voluntad de Dios, prosperidad para la Iglesia y para el Papa, exaltación de la fe, confusión de la herejía y de los infieles, conversión de los pecadores, perseverancia de los justos y eterno descanso de las almas del Purgatorio. 
Os lo pido por amor de Dios. Así sea.








Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778
Text/WhatsApp: 917-499-9715

Post a Comment